Bienvenidos a Registros Akashicos Unificados, un viaje de reencuentro con nosotros mismos, los orígenes de la humanidad y del planeta, en conexión con la conciencia cetácea.
Captura de pantalla 2019-04-14 a la(s) 12.52.46

Es una metodología transmitida a través de la conciencia cetácea, que tiene por finalidad conectar a la humanidad con sus memorias akáshicas, y así ayudar al despertar de la conciencia cósmica.

Conectamos con la energía de la Gran Ballena Madre, un Ser Cósmico, que sostiene la conciencia cetácea en el planeta.

En cada sintonización, ella nos emite los códigos de luz, y de esta manera se limpia el registro emocional y se activan los códigos cetáceos en nuestro adn, recodificando su información.

La incorporación de estos códigos, nos permite limpiar en profundidad las memorias emocionales, que son el principal obstáculo para conectar con nuestro Ser.

Cuando el registro emocional humano comienza a purificarse, nos permite experimentar la inocencia, el juego, la fluidez y la abundancia, que son parte fundamental de lo que somos.

Tiene el propósito de unificarnos a la luz de la historia de la que todos hemos sido parte. Unificándonos en la luz de nuestro propio Registro Akáshico, que también es planetario y cósmico.

En estos tiempos sentiremos el llamado de conocer nuestra información akáshica, y recibir la guía interna que nos ayude a conducirnos por un camino de plenitud.

Estas sintonizaciones tienen la finalidad de activar la conexión a nuestro corazón unificado, que es el chakra corazón y timo funcionando al unísono.

A través de este centro, se irradia un patrón de luz, color y geometría que se expande alrededor nuestro, formando un campo de información, que es el que le da forma a nuestra realidad.

Si retomamos esta conexión, estaremos plenamente conectados a nuestro Ser, volviéndonos co-creadores de nuestra realidad y unificados a toda la creación.

Como diamantes en bruto somos llamados a conectar con nuestro propio cristal interno, puliendo cada una de nuestras facetas para convertirnos en el más puro diamante, que refleja la luz y transparencia de nuestro Ser.

Que la luz y el amor guie siempre nuestros corazones